30 de noviembre de 2020

El conejo de la luna

Algunos dicen que a veces, si la noche es clara y el cielo está despejado, se consigue  ver la luna llena perfecta y se puede apreciar en el astro la imagen de un conejo.

De acuerdo a una vieja leyenda el gran dios azteca “Quetzalcóatl” salió a dar una vuelta por la tierra, disfrazado de humano; después de caminar durante un día completo al caer el sol se sintió cansado y con hambre pero no se detuvo.

Al caer la noche salieron las estrellas y la luna en el horizonte, momento en el que el dios Quetzalcóatl decidió descansar y vio que un conejo se acercaba a comer. En ese momento el dios le preguntó qué comía, ante lo que el conejo respondió «zacate» y le ofreció, pero Quetzalcóatl le dijo que él no comía de eso y era probable que muriera de hambre y sed.

El conejo se asombró y le dijo que aunque fuera pequeño él podía satisfacer sus necesidades por lo que se ofreció como alimento, gesto ante el cual el dios azteca lo acarició, tomó en sus manos y expresó que no importaba cuán pequeño fuese, y que tal acto sería recordado eternamente porque había ofrecido su vida para salvar otra. Seguidamente, lo levanto tan alto que su figura quedó estampada en la luna.

Luego, al bajarlo, la deidad le dijo que tal vez fuera un pequeño conejo pero que a partir de ese día todos lo recordarían al ver su figura en la luna.

Pero esta no es la única versión de esta leyenda. En Japón al conejo de la luna se le llama “Tsuki no Usagi” y la leyenda cuenta que en un poblado de Japón apareció un viejo muy pobre quien pidió ayuda y alimento a tres animales: un mono, un zorro y un conejo. El mono le bajo frutas de un árbol, el zorro le cazó un ave y el conejo no le trajo nada.

El conejo -al ver el sufrimiento del hombre- encendió una hoguera dispuesto a sacrificarse como alimento, pero cuando se disponía a lanzarse sobre el fuego, el viejo hombre al ver el sacrificio, descubrió su identidad; se trataba de un poderoso dios que apenado por lo ocurrido inmortalizó a la liebre con su estampa en la luna.

En Japón les cuentan a los niños esta leyenda y les dicen que los conejos saltan porque están intentando alcanzar a su héroe.

Cuando sea de noche y haya luna llena no pierdas la oportunidad de mirar el cielo y buscar en la luna la imagen de un conejo.

 

Fuentes:

https://sinalefa2.wordpress.com/cuentos/el-conejo-en-la-luna/

http://leyendascortas.mx/leyenda-del-conejo-en-la-luna/

http://leyendascortas.mx/leyenda-del-conejo-en-la-luna/

http://pacomova.eresmas.net/paginas/C/conejo_de_la_luna.htm

 

Foto: https://pixabay.com/es/luna-luz-de-la-luna-cielo-noche-17853/

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad