El uso excesivo de la tecnología afecta nuestra salud

 

El mundo actual vive conectado a la tecnología todo el tiempo. El uso excesivo de la tecnología, como los Smartphone, Tablet e Internet, podría ser perjudicial para las relaciones sociales reales y el bienestar general. Existen personas que sienten sus aparatos tecnológicos como una extensión del cuerpo y puede llegar a ser un gran estrés si lo olvidan en su hogar o en el trabajo.

 

También existen personas que sienten la gran necesidad de revisar los correos electrónicos, las redes sociales y otras aplicaciones que permiten comunicarnos digitalmente, de una forma constante y obsesiva. Por ello cada vez los individuos gastan más tiempo en los ordenadores en lugar de realizar una interacción real con sus amigos y familia. Esto afecta sin importar la edad, el sexo o la condición social y puede volverse una patología grave y causar disminución en el rendimiento durante el trabajo o la escuela, dañando las relaciones interpersonales o causando la exacerbación de las mismas.

 

A parte de los problemas psicológicos puede causar dificultades físicas. La falta de ejercicio debido a la adicción a la tecnología es uno de los mayores contribuyentes de la mala salud. La falta de ejercicio causa una interrupción en el sistema digestivo y los niveles de azúcar en la sangre, presión arterial ata, colesterol alto, obesidad, sensación general de cansancio, problemas articulares y musculares, depresión, ansiedad, entre otros. Sin ejercicio físico, el cerebro no tiene la oportunidad de aumentar los neurotransmisores cerebrales como la serotonina, la dopamina y la norepinefrina, que ayudan a crear una sensación de bienestar.

 

El uso desmedido de la tecnología está vinculado a la falta de sueño, muchas personas no limitan  el uso de la tecnología por la noche y por lo tanto pierden las horas de sueño que necesitan para el funcionamiento diario óptimo. Incluso ver la televisión a altas horas de la noche antes de dormir puede alterar los ritmos cardíacos naturales del cuerpo y hacer que sea más difícil dormir. La falta de sueño es un colaborador de numerosos problemas de salud que pueden interferir en el funcionamiento natural de nuestro organismo.

 

El aumento de la interacción virtual disminuye la vida real. Esto puede conducir a la depresión y los sentimientos de aislamiento social. El uso de Internet no ha sido implicado como un factor etiológico en el desarrollo de la depresión, pero se ha asociado con la soledad y las consecuencias sociales psicológicas de estrés.

 

Imagen: pixabay.com

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies