Haz tu mudanza de una forma fácil y barata

Después de haber pasado por esto hasta en siete ocasiones soy consciente de que si no tomas algunas medidas y sigues estas pequeñas pautas, tu futura mudanza podría llegar a ser la peor de tus pesadillas, pero no te asustes porque con estos consejos que te doy no se te escapará nada importante y te resultará mucho más llevadera. ¡Hasta te puedes divertir si lo haces en buena compañía!

                                                                  

1.- Fija el día que quieres estar en el nuevo domicilio: a partir de ahí deberás programar con antelación todas tus acciones para que no te “pille el toro”.

Planifica si vas a usar transporte propio, prestado o alquilado y de cuántas manos vas a poder disponer y en torno a eso calcula el tiempo aproximado que podrías necesitar.

Siempre será mejor que aproveches fin de semana, días libres, días que te concedan para mudanza o si tienes alguno de vacaciones para hacerla en una sola vez. Sería muy engorroso tener que realizarla en varias fases y más agotador y costoso.

2.– Otro dato importante a tener en cuenta es cancelar los contratos de la antigua casa (luz, agua, gas, teléfono, etc.)  o la solución que proceda, y dar las altas correspondientes en el nuevo domicilio.

Así mismo deberás notificar el cambio de domicilio a bancos, tiendas, y demás sitios donde puedas tener cuentas, así como tu documentación oficial.

También acuérdate de los seguros, si los tienes, del cambio de la asistencia médica y del colegio.

3.- Ahora una lista de utensilios necesarios para la preparación:

– Cajas de cartón de varios tamaños, compra o consíguelas con tiempo de supermercados cercanos, etc. (siempre consigue más de las que piensas porque al final te vendrán bien, te lo digo por experiencia). y que sean lo más fuertes posible.

– Bolsas de basura grandes y bolsas de cualquier tamaño.

– Cinta adhesiva.

– Cinta de embalar.

–  Tijeras.

– Rotulador/es de punta gorda para marcar las cajas.

– Plástico de burbuja para cosas delicadas ó

– Papel de periódico (más económico)

– Etiquetas (opcional).

– Bolsas Ziplot para guardar cosas pequeñas, tornillos, etc. ó (yo también he usado en la ausencia, el film de cocina transparente precintado con una etiqueta para saber lo que es).

– Unas cuantas herramientas básicas como destornilladores, alicates, martillo, etc. (sobre todo si tienes que ocuparte tú de de desmontar o montar algún mueble) y llévalas a mano.

Ahora manos a la obra:

4.- Es importante que con antelación programes una limpieza de las cosas que ya no te sirven y te quieres deshacer de ellas puesto que sería un esfuerzo inútil trasladarlas.

Una vez hecho esto, empieza por hacerte un espacio suficiente donde ir embalando y donde tener los materiales.

Acostúmbrate a reforzar doblemente las cajas por la parte de debajo con la cinta de precinto para evitar sorpresas desagradables.

Es mejor que vayas embalando por habitaciones, empezando a recoger todo lo que ya no vayas a necesitar, y dejando sólo a mano lo de última hora.

Ve marcando cada caja con el rotulador apuntando de qué habitación es, el número de caja (para tener un control de las cajas totales que van a ir, y por supuesto, una lista con el inventario de lo que va en la caja, (pega una etiqueta con la lista o un papel pegado en la caja, te facilitará mucho después).

5.- Para todo lo delicado como vajilla, cristalería, figuras, etc. usa papel de periódico o plástico de burbuja, bien envuelto y colócalos de pié dentro de la caja. Después añade también en esas cajas la palabra “FRAGIL”.

Ve dejando aparte en caja abierta y a mano, todo lo que vayas a necesitar hasta el último momento (tanto ropa, como lo de  higiene personal, algún comestible, etc.)

Intenta equilibrar el peso en las cajas: usa cajas pequeñas para lo pesado y las más grandes con cosas más livianas.

Aprovecha las toallas, sábanas, peluches, colchas, etc. para rellenar los espacios de las cajas y para proteger las piezas delicadas.

Ve apilando las cajas, a medida que estén listas, en las zonas que te vayan quedando libres. Ten en cuenta que los muebles, si es que los vas a trasladar, son los últimos que salen y los primeros que entrarán en el nuevo sitio para que luego no tengas que moverlos con todo en medio que sería mucho más complicado.

6.– Todo lo que esté compuesto por varias piezas, guárdalas juntas, como cargadores con los cables, enchufes, regletas, etc. Y los tornillos de los muebles deberás meterlos en las bolsitas Ziplot (etiquetadas), o envueltos en film y sujetos en el mueble correspondiente. No uses cinta adhesiva en los muebles porque es difícil de quitar y los podrías estropear.

Si tienes algún elemento de difícil montaje, hazle fotos antes para que después no tengas problemas, así como productos que llevan muchos cables o piezas, hazlo también, así luego solo tendrás que mirar las fotos y colocarlo tal cual.

Embala con cinta de precinto formando una X las piezas de cristal o espejo. Refuerza más y además en caso de rotura previene males mayores.

7.– Es una buena idea quitar los cajones de los muebles, para de esa forma aligerar el peso de los muebles pero, ¡no los vacíes!, no es necesario porque los puedes precintar bien envueltos y mudar todo el interior tal cual sin moverlo.

Aprovecha las maletas para guardar toda la ropa que te quepa, también los bolsos grandes serán aprovechables.

Para la ropa colgada son ideales las bolsas de basura grandes. Metes toda la que te entre y la atas a la altura del cuello de las perchas, con lo cual te facilitará trasladarla por el gancho.

Los productos electrónicos como televisores, ordenadores, impresoras, mejor protegidos con mantas. (No te olvides de hacer copia de seguridad del PC por si acaso).

  

8.–  Para transportar todos los líquidos, tanto de limpieza como de higiene personal, quita el tapón, métele una bolsa invertida con las asas hacia abajo y átala. Después vuelve a poner el tapón y la colocas de pié en la caja correspondiente. De esta manera si se sale algo no te manchará.  .

Si vas a trasladar el frigorífico recuerda descongelarlo con antelación.

 

9.–  Prepara un bolso o bolsa de mano con lo más necesario, cepillo de dientes, etc.(lo que tú consideres necesario).

Los objetos de valor como joyas, pólizas, documentos legales, etc., contrólalos tú de cerca.

Si tienes niños pequeños intenta en lo posible que alguien se pueda ocupar de ellos ese día, así como las mascotas.

10.– Y por fin, cuando lo tengas todo listo y cargado, un último vistazo por toda la casa para comprobar que no se olvida nada.

¡FELIZ MUDANZA!

Imagen: real_texelart(Depositphotos)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies